En memoria de Giordano Bruno. Campo dei Fiori, Roma, IX-2012


Campo dei Fiori, IX-2012

Roma, interesante, llena de contrastes y paradojas. 

Sus "piazzas" rebosan con la pasión de la vida.El caso del Campo dei Fiori no es una excepción pero
tiene una particularidad, su alegre mercado popular que la hace cotidiana y
auténtica.

A los turistas nos atrae el colorido de su gente, la bulla de la actividad de los pequeños puestos de comerciantes de frutas, alimentos, especies y verduras, los restaurantes y cafés con sus mesas al aire libre, la comida espléndida complementada con los mejores vinos, en fín, el placer de la vida que borbotea por doquier.

Me encuentro allí disfrutando la escena cómodamente sentado en la mesa a la espera del almuerzo mientras paladeo un amable Chianti, persiguiendo con mi cámara diversas instancias tratando de capturar la esencia  de lo que me rodea.

No muy lejos diviso la estatua en memoria de Giordano Bruno, ejecutado precisamente ahí mismo, quemado vivo en la hoguera, por la Inquisición el 17 de Febrero de 1600.

Hay controversia acerca de las razones de su sentencia, unos comentan que fueron sus escritos y conferencias sobre sus ideas acerca de la pluralidad de los mundos y sistemas solares, el heliocentrismo, la infinitud del espacio y el Universo y el movimiento de los astros, y otros aseveran que  fueron sus teorías teológicas las que le traerían la persecución en su contra por parte de la Iglesia católica y la Inquisición, hasta ser encarcelado en  durante ocho años, acusado de blasfemiaherejía e inmoralidad.Me tiene sin cuidado cuál fue la causa de su proceso, me entristece saber que murió por sus ideas, quemado vivo por orden de la Iglesia Católica.

Así pues meditaba, que paradoja la vida en la Piazza, unos han muerto aquí de forma horrenda e injusta y otros la pasamos bien unos cuantos siglos después.Tal vez la mejor forma de honrar su memoria es pasarla bien después que hemos conquistado la posibilidad de expresar muestro parecer sin tener que ir a la hoguera por ello.

Honor a sus cenizas.


RBD