Roma. roja y apasionada



Para mí que soy un enamorado del color, el claro oscuro, el buen vino y la grata compañía, podría dejarme seducir por su paleta de colores furiosamente roja, alegre y callejera. Sin embargo anticipo como metáfora de sus texturizadas paredes, bajo sus múltiples patinas-su piel-, el éxtasis de la vida, drama y la alegría. Así deja de ser icónica para convertirse en Roma la roja, la apasionada.

Ciertamente una ciudad muy viva pero polémica en su interpretación, desde sus amables y cordiales  piazzas pasando sus interesantes ruinas que codifican memorias del esplendor y la decadencia.

Les invito a ver esta documentación fotográfica en
Roma, la roja y apasionada

Italia, ix-2012
RBD