El valor de vivir y crear. Vidriera en Edimburgo