Italia: el elogio de la paradoja