Amores posibles: el piano